¿Qué te atreverías a hacer si nadie te reconociera? Ser Real es una experiencia inmersiva, que te invita a ser anónimo por un día, adentrándose en tu ser más profundo para generarte sensaciones que nunca habías experimentado. En ser Real podés ser vos mismo al 100%, sin tapujos ni pruritos, este sábado 21 de diciembre en Dumont 4040.

En esta nota hablamos con Javier Drucaroff, creador de esta experiencia, quien nos resuelve algunas dudas sobre este proyecto tan misterioso.

 

– ¿Qué es Ser Real? ¿Es una obra de teatro o una performance?

– Creo que la forma más correcta de describirlo es como una experiencia inmersiva. Si bien, creo que es una performance y también una obra de teatro, siento que esas palabras no terminan de definirlo bien y pueden dar para la confusión. Es una experiencia donde no hay actores; no hay bailarines ni performers, solo hay una audiencia que al estar en completo anonimato pasa a ser protagonista de todo lo que suceda. A la vez lo que está sucediendo es una performance y una obra de teatro ¡Es súper interesante de ver!  pero la única forma de poder verla es siendo parte.

 

¿Cómo se les ocurrió esta idea?

La idea de Ser Real nace de una sensación que pude tener en varios viajes que hice en mí vida, viajando solo, en donde nadie me conocía ni reconocía, ahí tuve sensaciones de libertad total y podía ser más auténtico que jamás en mi vida. Ese es uno de los disparadores de la obra, a partir del anonimato poder ser más verdaderos y reales de lo que jamás fuimos. Después también hubo influencias claras, a lo largo de los años fui viendo diferentes obras que me fueron despertando las ganas de irme hacia este tipo de arte, por ejemplo ” De La Guarda, Fuerza Bruta, una obra en New York que se llama Sleep No More, fueron diferentes referencias. También hay un tipo de trabajo de auto-conocimiento, que se llama Pathwork y tiene muchísimo de influencia en Ser Real.

La suma de todas estas cosas, más mi trabajo como productor y director técnico de diferentes obras, donde suele haber mapping, dio como resultado Ser Real.

 

– ¿Cuáles son los elementos que componen de esta experiencia?

– Los elementos que componen la experiencia son varios, pero principalmente diría que son las proyecciones, tenemos mapping contra el suelo, música, una voz en off y las personas con su vestuario y máscara, esos serían los componentes y a partir de ahí se empieza a generar un montón de imágenes, trabajando mucho con luz y sombra, blancos y negros. Es difícil hablar de ser real sin spoilear la experiencia. Una parte muy importante de la obra es dejarse sorprender por las propuestas, las preguntas y la puesta que se va generando entre todos.

 

– ¿Hay algún requisito para poder participar?

– El único requisito para poder participar es tener ganas, lo que sugerimos es que sean mayores de 18 años y si son menores deberían estar acompañados de un adulto responsable.Es una experiencia donde se mueven cosas muy profundas, es un trabajo muy profundo siempre y cuando uno quiera y se lo permita. En ningún momento se fuerza a nada ni a nadie que esté participando, pero quién se anima puede llegar a lugares muy profundos.

 

¿Existe algún tipo de conducción al momento de la experiencia o hay total libertad? ¿Cuáles son los limites en Ser Real?

En Ser Real hay una conducción que está dada por una voz en off, que va llevando la experiencia, proponiendo diferentes dinámicas y proponiendo a los participantes hacerse diferentes preguntas.

La libertad es total siempre y cuando se respete a los demás participantes, una de las cosas con las que se insiste mucho durante la experiencia, es que no hay forma de hacerlo bien o mal, sea lo que sea que tengas ganas de hacer o estés haciendo es correcto y está perfecto así. Entonces la libertad es total.

 

¿Cómo son las reacciones de la gente al salir de esta experiencia? ¿Reaccionan de la forma que ustedes lo habían imaginado?

Las personas al salir de Ser Real tienen reacciones muy diversas, la mayoría salen bastante extasiados, con muchísima energía y alegría, con ganas de bailar, charlar y contar lo que vivieron. Algunas otras personas salen más conmovidas y más para adentro, procesando ciertas cosas que se les pueden haber movido a nivel personal y hay algunas pocas personas que salen sin entender muy bien lo que les pasó, no sabrían explicar que fue lo que vivieron, porque entraron en una especie de trance y tal vez no recuerdan casi nada. Por suerte todos están recomendando la experiencia. Es algo muy nuevo y no tiene sentido contarlo, hay que vivirlo.

Lo mejor que nos puede pasar, es que la gente quiera volver a vivir la experiencia, trayendo a amigos familiares y conocidos, porque cada día en ser real, puede ser diferente.

 

 

Ser Real este sábado 21 de diciembre en Dumont 4040.